Cuadro: Jeremy Geddes. Heat Death, Oil on Board. 2009

Nota informativa:
Este era el blog del antiguo dueño de LA LIBRERÍA LA PECERA. Dejó de actualizarse en 31 de marzo de 2011. Las opiniones aquí vertidas no se corresponden con la nueva gerencia de la Librería.
Nuevo blog: http://elcaimansincopado.blogspot.com/

Dirección de la nueva libreria: www.librerialapecera.es

viernes, 5 de noviembre de 2010

Esquiva diosa ramera... Ginger Baker y los libros que versan sobre las escapadas de Jesús a Cachemira

Eric Clapton con su abuela Rose Clapp, quien lo crió - Surrey,1971

Ayer iba por la calle y me encontré un boleto de la lotería Primitiva en el suelo, flamante y limpio. Me puse nervioso, lo reconozco. Eran las 4 de la tarde, y no había nadie por la calle. Me paré frente a aquel boleto sujetándolo con la punta del zapato disimuladamente, miré a los lados, no vi a nadie, me agaché, lo cogí, vi que era para el sorteo de esa misma noche, volví a mirar alrededor y me lo guardé en el bolsillo mientras echaba a andar. Que últimamente apele a un golpe de suerte para enderezar mi vida hace que me agarre a cosas así; lo sé, no tiene sentido, pero uno es así de indolente, qué le vamos a hacer, y un mísero boleto de lotería tirado en la calle hace que veamos la sombra de la diosa Fortuna corriendo fugaz mientras dobla la esquina, dejando un olor en el aire a rosas y a azufre, según. Esta mañana he mirado los números de la combinación ganadora de ayer. Evidentemente no se parecía ni por asomo, ni siquiera el reintegro, vamos que de los seis números no llevaba ni uno. Esto también da que pensar. Y el paso siguiente era el de echar esos mismos números para el sorteo de hoy, así que eso he hecho. Lo siguiente va a ser parafrasear a Ian Hunter y canturrear obsesivamente su increible disco "You're never alone with a schizophrenic" y después de eso, a leer todo Pascal Quignard o a Robert Musil y su hombre sin atributos... y entonces, algo de Follet y por antístesis hegeliana, BUM, nada de síntesis.

Durante un tiempo jugué a la Primitiva, pero dejé de hacerlo porque siempre me olvidaba de mirar los sorteos, perdía los boletos y en los bolsillos me aparecían de meses anteriores. Echaba cuando me acordaba, al menos un par de días por semana; como el bar donde desayuno es también sucursal u oficina o dispensario, o como se llame, de quinielas y bonolotos, pues me acordaba de echar y no, no miraba lo que había echado días antes porque nunca recordaba dónde lo había puesto, así que dejé de jugar. Si la suerte hay que buscarla he aquí un perro pachón que no sabe ni dónde tiene el rabo (con perdón) pero que a la vez es tan pánfilo (palabra favorita para dirigirse a mí de mi hermana pequeña, N.d. R.) de echar los mismos números para el sorteo de hoy de un boleto que se encontró tirado en la calle ayer a media tarde. 

Ginger Baker con su madre 1971
Tal vez tuvo que ver que ayer tuviese el día Cream, la banda de Baker, Clapton y Bruce. "White Room" sonaba a gloria bendita en la Pecera. "Badge" también. Disraeli Gears al completo, edición deluxe, mono y estereo, sibarita que es uno, aunque viendo los altavoces de la librería poca entidad tiene alardear de ello. Pero es cierto que cuando escucho a Cream me pasan cosas raras. Las puertas se cierran con llave cuando creo recordar que simplemente las he empujado con la mano, algún cliente me mira raro cuando entra y me oye canturrerar "I feel free" mientras coloco libros absorto en la sección infantil, las llaves no están donde deberían, al igual que algunos libros, en fin, un cuadro. Pero aún así pongo a veces a Cream en la librería; luego la cadencia es lógica, John Mayall por aquí, Derek and the Dominoes por allí, The Allman Brothers Band, y por último me lanzo a ver videos de Clapton en youtube preguntándome qué ha estado haciendo los últimos 25 años, hasta que por fin le veo junto a Derek Trucks y Doyle Bramhall II en un festival ideado a su medida llamado Crossroads (Clapton también tiene su corazoncito, el talento se lo machacó a base de bien con el jaco y los dólares, pero quien tuvo retuvo, aunque éste esté echo un pañuelillo arrugado de papel). y digo, bueno, vale, venga... Luego paso a Ginger Baker, que, lo admito, me pone, y a Jack Bruce, que lo que me pone a veces es nervioso, y no sé porqué, así que tras Baker Gurvitz Army retomo todo y reorganizo poniendo a la Graham Bond Organization que, por muchos años que pasen, me siguen  alegrando el día cosa mala. Como leo por comentarios por ahí, "when Ginger is happy, i'm happy". Obviando a los obvios, hay tres baterías que me gustan sobre manera. No sé, es oírlos y cambiarme los biorritmos, me parece que logran hacer de la batería algo más, como si pudieran transmitir algún sentimiento, como si marcar el ritmo fuese un juego y ese juego pudieran transmitirlo en su manera de tocar, llámese swing, mojo, o lo que sea, y que no es otra cosa que eso que los baterías de jazz llevan toda la vida haciendo pero que en el  rock es tan excaso. Uno es Ginger Baker, claro, los otros dos son Brian Downey de Thin Lizzy y el otro es Barriemore Barlow de Jethro Tull (por aquí tenemos a Antonio Álvarez, Pax, increible batería y mejor persona, que sería mi batería favorito de estos lares, quien lo haya visto sabrá lo que me digo; ala, si no lo digo, reviento).

Y retomo el hilo donde lo dejé, escuchando White Room y sonriendo como un bobo, porque sin Cream hoy hubiera enloquecido de veras atendiendo los pedidos que me han hecho. Que "hay gente pa tó" ya lo sabemos, pero que en apenas dos horas 5 personas me pidan libros que no suelo tener y que se muestren molestos porque no los tenga es para hacer el Fernando Fernán Gómez y más, pero gracias a Cream me pude sobreponer.

Madre no hay más que una
A ver: ¿Tienes libros sobre reencarnación para niños de diez años? No, no tengo de eso (ni creo que haya; y dijo libros, si tienes libros, no si hay algún libro... de reencarnación...). Dos: ¿Tienes Jesús nació y vivió en Chachemira, perdón Cachemira? No lo tengo, se lo puedo pedir. ¿No lo tienes? pues vaya... (!!!!). Tres: ¿Tienes libros de numerología? De temas tan específicos como ese no suelo tener (por variar de respuesta mientras carraspeo...) Pues vaya... (eso digo yo, pues vaya...). Se lo puedo pedir. No, lo necesito con urgencia para hoy mismo. (¿para echar a la primitiva y perder el boleto, eh, tuhán?). Cuatro: ¿Tienes "Tantra: El arte oriental del amor consciente"? No, pero te lo pido si quieres (y para mis adentros pensé que tampoco me vendría mal un ejemplar para mí) ¿No? ¿Y algo sobre sexo, sobre posturas de sexo? (la nota a pie de página sería la descripción del susodicho, pues ya al entrar me salió la vena prejuiciosa y pensé, este se ha equivocado de tienda... Cresta, gafas de sol -estaba nublado-, cazadora blanca de cuero, pantalones de pitillo, zapatos de punta marrones, anillacos y collar)... Fin de la escena, él instándome a que le buscara algo didáctico (esto lo dije yo) y con muchas imágenes (si son fotos en vez de dibujos, mejor, añadió él) y preguntándome qué día de la semana que viene podría pasarse a por su libro... Mientras reparaba en el olor a colonia de chulazo que flotaba en la tienda y escuchaba el tintineo de la puerta al cerrarse, me preguntaba si realmente volvería y si además le daría tiempo a estudiárselo para el próximo viernes cuando salga de caza a la Scorpio o a la discoteca similar de los alrededores... ( y sobre todo me preguntaba si desde que me llegara el libro hasta que se lo llevara, me daría tiempo a  mí a tomar nota de algo...) Cinco: ¿Tienes el libro "Reiki para niños"? - leer respuesta de Dos- Bueno, pues me lo pides, por favor.
De todos, esa fue la clienta más normal, educada y sonriente (cosas del Reiki, imagino...). Normal que me sienta un mal librero... Supongo que ahora se entenderá que, al cerrar a medio día y ver que no había hecho nada de caja, pusiese "I fell free" y me liase a canturrear por la tienda... Hora y media después volvería y me tropezaría con el boleto de la primitiva, y todo volvería a empezar...
Puñetera diosa Fortuna...


A todo esto, la bio de Ginger
http://www.psicobateristas.com/bateristas-famosos-f7/ginger-baker-t24068.htm
y Ginger tocando feliz (dejando de lado White room con todo el dolor de mi corazón pero ya sois mayorcitos para buscarla solos)... Ya sabes, si Baker sonríe, yo soy feliz... Memory Lane, temazo...

3 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Ginger el loco pelirojo!Me encanta Baker Gurvitz Army, y Air Force,curiosamente no tanto Cream.Su disco junto a Fela Kuty es muy bueno!
Un abrazo

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Hombre, no te puedes quejar pese a que la Fortuna juguetee contigo: en tu librería entra cada personaje que es imposible aburrirse. Y con los discos que pones, menos. Que cada vez que voy a una librería tienen ese jazz-hilo musical rollo "somos intelectuales y hablamos francés por si no te habías dado cuenta".

PD: Ginger Baker es el amo. Y las fotos con su madre molan, no las había visto.

Librería La Pecera dijo...

Pues mi asignatura pendiente es Fela y Ginger (y Fela Kuti solo ni te cuento). Eternamente agradecido por el recordatorio...