Cuadro: Jeremy Geddes. Heat Death, Oil on Board. 2009

Nota informativa:
Este era el blog del antiguo dueño de LA LIBRERÍA LA PECERA. Dejó de actualizarse en 31 de marzo de 2011. Las opiniones aquí vertidas no se corresponden con la nueva gerencia de la Librería.
Nuevo blog: http://elcaimansincopado.blogspot.com/

Dirección de la nueva libreria: www.librerialapecera.es

miércoles, 30 de junio de 2010

Virgilio quiere "El libro del Voyeur"

Ovidio me ha pedido un libro de cocina y Virgilio uno llamado "El libro del Voyeur", de Pablo Gallo... El mismo día, uno por la mañana y otro por la tarde... Esos han sido los nombres que me han dado y, salvo que me haya convertido en el librero al que si le dices que te llamas Sócrates te hace descuento, pienso que no me han mentido (no es tan descabellado, en el colegio decíamos que éramos del betis para tener dieces... Alguien gritaba, así, sin venir a cuento, "viva el betis", y el profesor soltaba ¿quién ha sido?, y dependiendo de su humor te ganabas un diez o una ostia, algo ridículo y neorrealista, pero el mundo es de los valientes y todos los días había alguien que se atrevía...)

Sólo falta que entre en la Pecera Plutarco en chanclas y camiseta vintage de Bowie y me pida uno de alguno de los revisionistas de intereconomía, y entonces por fin caeré muerto....
Virgilio ha hecho que borre todo el post anterior, que estaba escribiendo aburrido cuando ha entrado; de lo cual me alegro porque era de un decadente y lastimero que asustaba, y es que no llevo bien ir a mis revisiones del cardiólogo, pero en fin... Sólo rescataré una cosa. Sánchez Dragó se puede meter su libro Kokoro por ahí mismo... No sólo por el hecho de no explicarme cómo una experiencia similar es vista de manera tan distinta, sino por no entender cómo se pudo atrever... En fin... No sé cómo mi cabreo hacia mi cardiólogo me ha llevado a ladrar de esta manera sobre Fernando "negro sobre blanco"... Prefiero quedarme con Virgilio y Ovidio... Ovidio es del pueblo de aquí al lado, debe tener 25, su deje al hablar le delata. A Virgilio en cambio, aunque tampoco le había visto nunca, no sé ubicarlo, y tendrá un par de años más que yo (o será como yo pero con más vida) Ovidio es tímido, mucho, y Virgilio me saca dos cabezas; a los dos parece que les da vergüenza decir su nombre en voz alta, pero a mí me ha encantado...
Virgilio quiere "El libro del Voyeur"... Y Ovidio uno de cocina llamado "El cocinero fiel". El jardinero fiel es una película que me encantó, pero dudo que un cocinero cause el mismo efecto que el voyeur (Rachel Weisz desnuda y embarazada es una de las imágenes más bellas que he visto nunca en una pantalla), y porque, sí, creo que me voy a pedir otro ejemplar para mí. He visto el libro en la página web del editor y apunta maneras... Y visto lo visto, no voy a salvarme de la ruina y el fetichista que hay en mí brama por algo que le saque de este marasmo.

Libro II, Eneida: "Enmudecieron todos, conteniendo el habla, ansiosos de escuchar. Eneas empieza entonces desde su alto estrado: "Espantable dolor es el que mandas,oh, reina, renovar con esta historia del ocaso de Ilión, de cómo el reino, que es imposible recordar sin llanto, el Griego derribó: ruina misérrima que vi y que arrostré parte tan grande. ¿Quién, Mirmidón o Dólope o soldado del implacable Ulises, referirla pudiera sin llorar? Y ya en la altura la húmeda noche avanza, y las estrellas declinan convidando al sueño. Mas si tanto interés tu amor te inspira por saber nuestras lástimas, y en suma lo que fue Troya en su hora postrimera, aunque el solo recuerdo me estremece y esquiva el alma su dolor, empiezo..."

Paris era un voyeur, seguro, (y un niñato, un pichabrava, un consentido que siempre tiene lo que quiere, pero también un bon vivant, un esteta, un trágico amante) pero hay mujeres cuya visión no sólo causa placer, sino que pueden hacer que se pierdan ciudades, imperios mundos y hasta una generación de héroes...

2 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Voyeur! Rachel Weisz! He aqui un post muy hot!!!
un abrazo

Anónimo dijo...

Que viva el Betis y que vivan los padres que ponen gloriosos nombres a sus hijos!!!!!
Y que viva Rachel

R...