Cuadro: Jeremy Geddes. Heat Death, Oil on Board. 2009

Nota informativa:
Este era el blog del antiguo dueño de LA LIBRERÍA LA PECERA. Dejó de actualizarse en 31 de marzo de 2011. Las opiniones aquí vertidas no se corresponden con la nueva gerencia de la Librería.
Nuevo blog: http://elcaimansincopado.blogspot.com/

Dirección de la nueva libreria: www.librerialapecera.es

jueves, 25 de junio de 2009

The Felice Brothers y las almas grises


The Felice Brothers es un grupo que si te llega, lo adoras de verdad. Más allá del calado emocional de su música, tienen pinta de jovenzuelos clochards, a la vez de vuelta de todo y al mismo tiempo con la avidez de los que se beben la vida a tragos largos, como si fueran los sobrinos bastardos de un Dylan anclado en el recuerdo de Woody Guthrie, hijos ilegítimos de The Band más agrestes y acústicos. Escuchar sus discos es sentir la punzada en el pecho cuando menos te lo esperes, es hacer un viaje en el tiempo hacia un lugar ajeno a modas, a pasajes sonoros donde lo que prima es lo orgánico, la emoción, el sentimiento, por encima de la calidad sonora o de la destreza interpretativa, antes está contar una historia y contarla bien, sudando, cantando, bailando, hermanándose o simplemente entonando miserias como si fuesen entuertos que hay que desfacer...
The Felice Brothers son tres hermanos, Simone Felice, Ian Felice y James Felice más un bajista llamado Christmas y Greg Farley. Simplemente hacen música.


Acaban de sacar un disco nuevo y no lo tengo aún, y lo echo en falta. Yonder is the Clock... El año pasado tuvieron un leve atisbo de subirse a la ola de la moda pero la prensa olvida rápido y ellos, afortunadamente, siguen a lo suyo. Cualquier disco de ellos es una delicia… Tonight at the arizona, cuya foto encabeza esta entrada, fue el primer disco que tuve, y para mí una de las portadas del año (portadas de disco, noble y fabuloso arte echado a perder...) y un disco precioso...
Supongo que estas palabras responden al hecho de que sólo vendo a Larsson y al Falcones... Le acabo de enseñar a un cliente (que quería algo para regalar a alguien que lee mucho) "Almas grises" de Philippe Claudel, y me ha mirado como si le hubiera ofrecido un pescado podrido... Sí, se llevó a Falcones... Cuando se fue, puse a esta panda de tipejos a todo volumen... Frankie's gun para ser exactos...

Frankie’s gun es toda una flamante historia de celos, tiros, tipejos torvos de baja ralea, California y sueños rotos… la poética del perdedor… la fascinante y humana poética del perdedor…


Esta es la muestra de cómo grabar casualmente uno de los videos más bonitos que he visto (soy así de facilmente complacible, qué le vamos a hacer) Un video de esos que piensas, joder, haber estado allí... La belleza se puede buscar y ver que es esquiva pero hay algunos que la tienen porque sí, entonces sólo hay que sentarse en el suelo con una botella de vino junto a una mujer preciosa, que The Felice Brothers harán el resto...


Insisto, botella de vino, mujer preciosa (se aceptan amigos añorados) y estos... minuto 2:55, magia y los pelos de punta...


http://www.myspace.com/thefelicebrothers

martes, 23 de junio de 2009

La pasión



Estoy terminando de releer "La Pasión" de Jeanette Winterson. Fue algo casual, no lo planeé, en mi último viaje a Madrid paseé por la cuesta de Mollano y en una caseta encontré la primera edición de Edhasa de diciembre de 1988, la que yo leí, hace la burrada de veinte años ya... El subidón fue digno de cualquier librero enfermo... Tengo más callo que con 15 años, y evidentemente soy menos epatable, pero es un libro precioso, y seguramente (cosa en la que estoy reparando en esta relectura) este libro tenga mucho más que ver con mi educación sentimental de lo que yo pueda darme cuenta (hubo cuatro libros ese lejano año del 89, a saber: Trópico de cáncer, El guardián entre el centeno, Demian y La Pasión, luego me quejo de que me va como me va y me ha ido como me ha ido...). La Pasión era un libro que recordaba vagamente, pero no con la profundidad necesaria como para haberme mantenido ahora alejado de él si mi cuerpo lo llega a saber, pero pensé que si lo había encontrado después de tantos años, debería leerlo aunque, como digo, si lo llego a saber ni lo abro, o no, a veces hay que escupir el veneno, cueste lo que cueste... y sí, está saliendo, además con calma y sin dramas... comienzo a focalizar en otros ojos, los míos tal vez...
Este libro está reeditado en Lumen, ya lo conté en otra entrada. Insisto, un libro precioso. Algunos fragmentos que leí ayer:

"... Mi corazón es un órgano fidedigno; de lo contrario, ¿cómo podría ser corazón? Mi corazón cotidiano y esforzado, el que se reía de la vida y no revelaba nada. He visto esas muñecas del este que se guardan una dentro de la otra, que se ocultan una dentro de la otra, y por eso sé que el corazón también puede ocultarse.
Entré en un juego de azar y la apuesta fue mi corazón. Esos juegos sólo se juegan una vez.
Es mejor no jugar a esos juegos

(...)

Esa tarde, cuando salimos, le pedí que se casara conmigo, pero negó con la cabeza.
“No puedo darte mi corazón”
“No necesito tenerlo”
“Tal vez no, pero yo necesito darlo. Y tu eres como mi hermano”
Le conté a su madre lo sucedido...
“Eres demasiado equilibrado para ella, le gustan los locos. Le digo que se serene, pero nunca lo hará...”

(...)No tiene sentido amar a alguien con quien jamás podrás despertar por la mañana, salvo por casualidad.
Dicen que esta ciudad puede asimilar a cualquiera. Venecia. Al parecer, aquí están representadas todas las nacionalidades. Hay soñadores, poetas, paisajistas con la nariz sucia y vagabundos como yo, que llegaron por azar y nunca más se fueron. Todos buscan algo, recorren el mundo y los siete mares pero buscan un motivo para quedarse. Yo no busco nada, he descubierto lo que quiero y no puedo tenerlo. Si me quedara, no sería por esperanza sino por miedo. Por miedo a estar solo, a separarme de la mujer que con su simple presencia ensombrece el resto de mi vida.
(...)
Fui un mal soldado porque me importaba demasiado lo que ocurriría después. Nunca pude abandonarme en medio de los cañonazos, en el instante de combate y odio. Mi mente corría más que yo con imágenes de campos cubiertos de cadáveres y la destrucción de todo lo que había tardado años en ser creado.
Me quedé porque no tenía adónde ir.
No quiero repetirlo."


Esta es una canción de un músico llamado Trevor Exter, basada en el libro... Me recuerda a Clem Snide un disparate... En sus palabras...
"-"Fairyland" is one of my first songs for cello, though I figured out the chords on guitar before completing the cello arrangement. The lyrics draw some inspiration from a book by Jeanette Winterson called "The Passion". This is also the first time John and Jazz played on stage together. We didn't rehearse at all except briefly during soundcheck.


Lyrics:

Dont tell me you love me if you cant show me
Dont try to appease me
I know you know how to please me

Life is not a fairyland
Youve got too many questions
If you keep on like this youll never get an answer

Time to let go came and went but still i held on tight
Until the clearest message sent arrived in my blackest night

I didnt know but I should have seen
I didnt see but I should have known
My precious bruised and torn
My fabulous weathered and worn

Life is not a fairyland
Dont tell me you love me if you cant show me



Trevor Exter: voice, cello, songwriter
Jairus "Jazz" Odums: bass
John Morgan Kimock: drums

Filmed at Joe's Pub, NYC
April 14th, 2009
Video by Dawn Of Man Productions

lunes, 15 de junio de 2009

No se te ocurra creerme si te digo que te quiero

Llevo meses pensando en hacer un entrada decente sobre Phil Lynott, pero es alguien tan enorme que da miedo poner cualquier cosa. Desde los días del Complot, a mediados de los 80, cuando fascinado por la música de Thin Lizzy descubría a la vez que Lynott acababa de morir. Luego en el Porche, oyendo a Yosi cantar "sabes, Phil Lynott murió?", mientras Jose nos ponía cerveza tras cerveza y un compañero de instituto que te grababa el Black Rose en cinta y tu cogías esa cinta como si fuera oro y hubiese salido de un cajón secreto...
Hoy me puse en el coche, Don't believe a word... un par de veces, reconforta cantar con Phil... me no me creas si te digo, especialmente si te digo, que estoy enamorado de ti, no me creas si te digo que escribí esta canción para ti... orgullo de hombre herido... en el fondo eso es lo último que nos queda, no? Como songwriter, Lynott tiene pocos rivales...

Ahí está la mejor formación (aunque eso da para grandes debates...) Gorham, Lynott, Robertson, Downey... en el Live and Dangerous...

martes, 9 de junio de 2009

La felicidad de "La Pasión"


"Yo era feliz, aunque esta es una palabra de adultos. A un niño no hace falta preguntarle si es feliz; es algo que se ve. Los niños son felices o no lo son. Los adultos hablan de felicidad porque en su mayoría no son felices. Hablar de felicidad es como intentar atrapar el viento. Es mucho más fácil dejar que nos envuelva. Aquí es donde yo discrepo de los filósofos. Ellos hablan de pasión, pero carecen de ella. No hableis nunca de felicidad con un filósofo.
Pero ya no soy un niño, y a menudo el reino de los cielos se me escapa también. Ahora las palabras y las ideas se interponen siempre entre el sentimiento y yo. Hasta el sentimiento al que tenemos derecho por nacimiento, el de ser felices.
Esta mañana huelo a gachas y veo a un niño que contempla su imagen en una olla de cobre a la que ha sacado brillo. Su padre le ve y se echa a reir, y le ofrece el espejo que él usa para afeitarse. Pero en el espejo el niño sólo puede ver una cara, mientras que en la olla puede ver todas las deformaciones de su cara. Ve muchas caras posibles; ve aquello en lo que puede convertirse."

Jeanette Winterson. La Pasión. Ed Lumen.